Prostitutas menores prostitutas follando en la carretera

prostitutas menores prostitutas follando en la carretera

Las restantes, muertas de miedo, ni rechistaron. Marina trabajó en aquel prostíbulo durante casi dos años. De cinco de la tarde a cinco de la mañana, todos los días de la semana. Cada jornada atendió a un mínimo de cuatro hombres.

Todo el dinero que ella cobraba se lo quedaba la mafia que la trajo a España, que a su vez pagaba al dueño del local -un español- por el alquiler de las habitaciones. La chica logró escapar en julio de Una mañana, al amanecer, saltó por la ventana de su habitación hasta un patio trasero de aquel caserón.

Luego, cruzó un vallado y salió corriendo. Los servicios sociales también la atendieron. Sin embargo, ella no quiso denunciar ante la Policía Nacional. Hoy, Marina reside en un pueblo de Castellón junto a su pareja, un valenciano.

La chica, de 27 años, es madre de dos niñas de dos y cuatro años. Para protegerla, en el relato anterior se han omitido datos de su historia personal. El incremento de la llegada a España de mujeres rumanas de entre 18 y 30 años para su explotación sexual en prostíbulos comenzó a mediados de la década pasada, tras una modificación legal del Gobierno fechada en que afectaba a la llegada de extranjeros a territorio español.

Desde ese año, la legislación exige el visado a todo ciudadano que quiera entrar en España procedente de países de Latinoamérica como Venezuela, Colombia, Cuba…. Hasta entonces, las mujeres latinas copaban los prostíbulos de este país. El idioma y la forma de ser, muy similar a la de los españoles, eran sus grandes atractivos para atraer clientes que consumieran alcohol y sexo.

Aunque Rumanía, que ingresó en la UE en , sigue sin pertenecer al espacio Schengen , las mafias comenzaron a trasladar a España a centenares de jóvenes con contratos de trabajo falsos. Una vez dentro de Hungría, que sí pertenece a los 26 Estados del continente europeo que no tienen controles fronterizos internos, el viaje hasta España les resulta sencillo. Para el traslado de las chicas suelen emplear dos rutas: A principios de septiembre se detuvo a nueve miembros de una organización que prostituía en Ibiza a 10 rumanas, una de ellas embarazada.

Entonces se pone en marcha un círculo perverso: De esta forma, todas las partes ganan, salvo las mujeres. Pero las organizaciones de Rumanía aprendieron de sus hermanos mayores y perfeccionaron su forma de trabajar.

Aunque emplean la violencia con las chicas, nunca les quitan la vida. Su modus operandi es el siguiente. Junto a varios de sus lugartenientes y a las dos jefas que introduce en el grupo para vigilarlas, el proxeneta hace caja con lo generado esa noche por cada una de las mujeres.

Después, a la que menos clientes ha tenido ese día, le pegan en presencia del resto. Es su forma de adoctrinarlas y atemorizarlas. Tiene otras formas de generar dinero con las mujeres: En el caso de las bodas forzadas, las redes de trata con origen en Rumanía casan a las chicas con ciudadanos extranjeros fuera del espacio Schengen que quieren obtener la Tarjeta de Residencia de Familiares de Comunitarios.

Normalmente, los casamientos se producen con hombres de origen subsahariano, a los que les cobran en torno a Las mafias nigerianas, también muy vinculadas con la explotación sexual de mujeres, suelen casar a sus cabecillas con rumanas para que éstos puedan permanecer de forma regular en el país y moverse sin ataduras por Europa. Aunque ante la Justicia española las chicas se casan de forma voluntaria, en realidad lo hacen bajo coacción de la red que las trajo a España.

Lo lógico es que no vuelvan nunca a tener contacto con sus supuestos maridos. Por otro lado, las mafias rumanas han conducido el negocio de la prostitución desde los clubes de alterne hasta pisos particulares. En ellos, encierran a una o varias chicas y las prostituyen. Suelen tener entre 14 y 20 años. A la rumana María nombre ficticio la trajeron a España siendo menor de edad. Su padre había muerto poco tiempo antes. Su madre, incapaz de mantenerla por sí sola, la entregó a una mafia a cambio de 5.

Aunque su hija pensó que trabajaría en tareas agrícolas y del hogar, la realidad que le esperaba era bien distinta. Cuatro miembros de un clan de su país comenzaron a prostituirla en un bar de un pueblo de 2. No en la urbana, que es bastante terminal, sino en la que se ha centrado en rotondas, caminos o, especialmente, en vías de servicio. Es la vía de servicio de la llamada pista de Silla, la autovía V, de 13 kilómetros, que sirve de acceso sur a Valencia para todos los pueblos de l'Horta Sud y sus polígonos industriales.

En los aledaños de esos polígonos, pero a la vista de los coches, cada ciertos metros, aparecen grupos de dos o tres chicas. Las chicas tienen sus esquinas propias, y éstas no pueden ser usurpadas por otras sin acuerdo entre ellas o sus proxenetas.

Un empresario que tiene una nave en una de estas zonas de prostitución dice que el trajín de clientela es "regular". Se refiere a preservativos y a lo que usan como bidé: Él recuerda haber visto sangrar a una chica tras un aborto sin dejar de trabajar "por miedo". Un jueves antes de medianoche, entre Catarroja y Albal, un grupo de cuatro muchachas jóvenes de Europa del Este se muestran con el sexo al aire al que pasa en la vía de servicio.

Beben whisky con Red Bull para calentar el cuerpo y colocarse. Una de ellas extraña que haya cumplido los Una fuente policial que la conoce indica que las de su grupo, para ejercer, le tienen que dar dinero a ella. La clientela es diversa: El bus se detiene, los chavales bajan, comparten bebida con ellas y se pierden en fila con las diferentes chicas, todo al raso. Las muchachas cobran 30 euros por un servicio de felación y coito.

Lejos del dinero que implica un club. Sólo en la entrada hay que pagar ya 10 euros. Media hora con una chica, entre 60 y 80 euros. Y el condón, en un local, suele ser ley.

prostitutas menores prostitutas follando en la carretera Se trata de usar a chicos para seducir y enamorar a jóvenes de forma engañosa con el fin de prostitutas bailando prostitutas enanas en barcelona para que viajen a España con ellos. Desde ese año, la legislación exige el visado a todo ciudadano que quiera entrar en España procedente de países de Latinoamérica como Venezuela, Colombia, Cuba…. Al final, todas las mujeres buscar prostitutas madrid prostitutas de lujo en valencia adolescentes de la casa cerrada decidieron hablar con el proxeneta y les dijo que ya no van a dejar entrar al pandillero. Esa noche dormí como un niño. Aunque no era el empleo soñado por Marina, que siempre quiso ser administrativa, el horizonte de prosperidad que se le presentaba le había dibujado una sonrisa en el rostro que no se le borró durante todo el trayecto que hizo por carretera.

Para protegerla, en el relato anterior se han omitido datos de su historia personal. El incremento de la llegada a España de mujeres rumanas de entre 18 y 30 años para su explotación sexual en prostíbulos comenzó a mediados de la década pasada, tras una modificación legal del Gobierno fechada en que afectaba a la llegada de extranjeros a territorio español. Desde ese año, la legislación exige el visado a todo ciudadano que quiera entrar en España procedente de países de Latinoamérica como Venezuela, Colombia, Cuba….

Hasta entonces, las mujeres latinas copaban los prostíbulos de este país. El idioma y la forma de ser, muy similar a la de los españoles, eran sus grandes atractivos para atraer clientes que consumieran alcohol y sexo.

Aunque Rumanía, que ingresó en la UE en , sigue sin pertenecer al espacio Schengen , las mafias comenzaron a trasladar a España a centenares de jóvenes con contratos de trabajo falsos. Una vez dentro de Hungría, que sí pertenece a los 26 Estados del continente europeo que no tienen controles fronterizos internos, el viaje hasta España les resulta sencillo. Para el traslado de las chicas suelen emplear dos rutas: A principios de septiembre se detuvo a nueve miembros de una organización que prostituía en Ibiza a 10 rumanas, una de ellas embarazada.

Entonces se pone en marcha un círculo perverso: De esta forma, todas las partes ganan, salvo las mujeres. Pero las organizaciones de Rumanía aprendieron de sus hermanos mayores y perfeccionaron su forma de trabajar. Aunque emplean la violencia con las chicas, nunca les quitan la vida.

Su modus operandi es el siguiente. Junto a varios de sus lugartenientes y a las dos jefas que introduce en el grupo para vigilarlas, el proxeneta hace caja con lo generado esa noche por cada una de las mujeres. Después, a la que menos clientes ha tenido ese día, le pegan en presencia del resto. Es su forma de adoctrinarlas y atemorizarlas.

Tiene otras formas de generar dinero con las mujeres: En el caso de las bodas forzadas, las redes de trata con origen en Rumanía casan a las chicas con ciudadanos extranjeros fuera del espacio Schengen que quieren obtener la Tarjeta de Residencia de Familiares de Comunitarios.

Normalmente, los casamientos se producen con hombres de origen subsahariano, a los que les cobran en torno a Las mafias nigerianas, también muy vinculadas con la explotación sexual de mujeres, suelen casar a sus cabecillas con rumanas para que éstos puedan permanecer de forma regular en el país y moverse sin ataduras por Europa.

Aunque ante la Justicia española las chicas se casan de forma voluntaria, en realidad lo hacen bajo coacción de la red que las trajo a España.

Lo lógico es que no vuelvan nunca a tener contacto con sus supuestos maridos. Por otro lado, las mafias rumanas han conducido el negocio de la prostitución desde los clubes de alterne hasta pisos particulares. En ellos, encierran a una o varias chicas y las prostituyen. Suelen tener entre 14 y 20 años. A la rumana María nombre ficticio la trajeron a España siendo menor de edad.

Su padre había muerto poco tiempo antes. Su madre, incapaz de mantenerla por sí sola, la entregó a una mafia a cambio de 5. Aunque su hija pensó que trabajaría en tareas agrícolas y del hogar, la realidad que le esperaba era bien distinta. Cuatro miembros de un clan de su país comenzaron a prostituirla en un bar de un pueblo de 2. A su llegada a España la organización mafiosa instaló a María en una vivienda en la que una mujer la controlaba las 24 horas del día.

Sólo salía para complacer los deseos sexuales de sus clientes. Si se negaba, le daban una paliza y la drogaban. A su vez, uno de los miembros de ese clan, con el que la casaron a la fuerza, la violaba cuando quería.

Grupo de prostitutas en las calles de Madrid. Tras la enésima agresión, decidió denunciar. Poco antes, a punto estuvo de pasar a manos de otros mafiosos rumanos a cambio de 2. Sin embargo, su venta se frustró por discrepancias en el precio. Hoy María trata de rehacer su vida con la ayuda de una ONG. Algunas realizan hasta 40 trabajos por jornada. Una vez entran, les es muy complicado salir de un piso como estos.

Esta ONG tiene ubicadas las ciudades de origen de las chicas que ayuda a reintroducirse en la sociedad. Mujeres aquí que tampoco es que sean niñas allí. Es, simplemente, una necesidad. Y te lo repito: Saben lo que hacen. Y nadie las fuerza a ello. Yo, apuntando a mi entrepierna, advertí que había bebido tanto que me iba a ser imposible conseguir una erección.

La encargada se tranquilizó llegando a sonreír cuando también le solté otro par de euros de propina. Esa noche dormí como un niño. Aunque al levantarme a orinar en medio de la madrugada observara a media docena de fantasmas enanos rodeando mi cama. No me molestaron; pero me obligaron a pensar. A la mañana siguiente comprendí que Laos se ha convertido en la nueva casilla de salida no sólo de la prostitución, sino del sexo infantil.

Que repito y recalco: Sin droga de por medio. Sin palizas por parte de los chulos. Porque no debemos olvidar que en Laos, buena parte de sus oriundos, defienden el acostarse con niñas de esas edades.

Y la inmensa mayoría de ellas mantienen, con sus ingresos, a familias enteras. Y allí, ni rastro de chulos, casuchas destartaladas o prostitución. No vayan a pensar que en Laos sus habitantes se mueren de hambre: O como él terminó por rematar: Para justificar su desviación me aseguró que cuando se acuesta con mujeres mayores de edad también las prefiere planas o con los pechos pequeños.

Cuando llegué al hotel me puse a darle a la tecla, intentando juntar toda la información en un documento, del que salían chispas cada vez que lo abría o cerraba. En medio de mi vómito literario, investigué en internet sobre prostitución infantil.

Pero luego caí en la cuenta de que para contarles todo esto había que mancharse de barro hasta los pectorales, sino directamente hasta cuello y barbilla. Por lo que me puse en contacto con Unicef Laos, la madre multinacional y globalizada de todas las oenegés que defienden a niños a lo largo y ancho del planeta.

De primeras sentí por su lado el hielo en mi evidente interés: Pero cuando indiqué que había estado campando a mis anchas por prostíbulos donde las menores de edad eran mayoría un tal Marc Vergara, que dice ser el jefe de prensa de dicha organización en Laos, pasó no sólo a responderme cada pregunta, sino a soltarme un sermón que, sinceramente, me costó leerme hasta el final.

Tras la lectura de su respuesta puedo asegurar que si UNICEF tuviera la concesión de los cuerpos de bomberos del planeta el mismo ya haría décadas que habría desaparecido abrasado por las llamas. El vuelo, por cierto, traía retraso desde Hanói. Escribe, cocina y viaja. El golpe de Estado en Camboya provoca un éxodo camboyano. Todos los derechos reservados. Buscar en este sitio: Epicentro de día de la T4, carretera que ofrece prostitución.

Que de esto en Occidente hay poco. Allí ya no hay casi nada; las agencias de cooperación han acabado con todo. Compartir Imprimir Enviar Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios. Comentarios Enviar un comentario nuevo Su nombre: Este autor también ha publicado La perversión del demócrata. Españoles por el mundo: Hun Sen gobierna en Camboya. La perversión del demócrata 09 Noviembre Profesiones con fortuna 15 Septiembre Hun Sen gobierna en Camboya 25 Agosto